no te intimida

Estudiar RS no garantiza un puesto seguro

Publicado: 2015-09-02


Los programas de especialización profesional en RS de las universidades limeñas se preocupan por dotar de mayores competencias a sus alumnos. Pero, más allá de las certificaciones que ofrecen ¿qué otros criterios debemos tener en cuenta para elegir un programa que ayude a construir especialistas valiosos para las organizaciones? 

El pasado 15 de julio más de medio centenar de gestores de responsabilidad social (RS) de las empresas locales se reunieron para compartir un after office, un espacio distendido fuera de las oficinas que refuerza el networking. Muchos de los asistentes se conocían por el propio ejercicio profesional y varios de ellos se (re)encontraron con compañeros de estudios de los programas de especialización en responsabilidad social.

Y es que en los últimos años, la oferta formativa ha generado una necesaria profesionalización en nuestro campo. En Lima, esta oferta es ofrecida por distintas instituciones académicas y gremiales; sin embargo, son las unidades de posgrado de las universidades – así como sus centros de educación ejecutiva- quienes captan la mayor cantidad de alumnado pues es más difundida y abierta, lo que genera oportunidades también para aquellos profesionales que no están en el área pero desean virar su orientación laboral.

Qué tenemos

Ahora bien, existen varios programas académicos relacionados con temas de sostenibilidad. Sí queremos acotar esta oferta estrictamente a la de posgrado y educación ejecutiva en gestión integral de la responsabilidad social, los centros que la ofrecen no pasan de 10.

En la actual temporada, por ejemplo, son seis los que vienen dictando o tienen una convocatoria vigente para seguir un curso, diplomado o máster en esta materia. Ver Oferta académica específica en Responsabilidad Social.

¿Qué aprenderá un profesional que asista a estos programas? Si bien va a depender mucho del perfil de la plana docente y la duración de cada uno, la mayoría se preocupa por abordar los siguientes tópicos: fundamentos de la RS, gestión de grupos de interés, normas y estándares para la aplicación de la RS en una organización, y, herramientas para diseñar y ejecutar estrategias y proyectos de RS.

Antes de decidir

Una variable importante antes de optar por algún programa es identificar qué objetivo perseguimos: si necesitamos especializarnos y afianzar nuestro ejercicio profesional con una acreditación académica, lo más probable es que elijamos un diplomado o máster. Estos brindan sentido teórico a lo que sabemos en la práctica. Debiéramos encontrar en estos programas metodologías claras para aplicar la RS, módulos aplicativos, talleres, workshops, dinámicas con casos de estudios, etc.

En cambio, si un profesional junior busca ampliar sus conocimientos y no busca ser un especialista – por ahora-, un curso corto es una opción útil. Allí debiera encontrar una introducción a los conceptos de la especialidad y la comprensión inicial de la asociación de la RS a la estrategia de negocio.

Este último factor no debería ser una ventaja diferencial de la oferta académica en RS sino un contenido obligatorio: todos los cursos, y sobre todo los diplomados y máster, deben abordar el enfoque integral de la RS como generadora de valor para el negocio.

Desconfiemos de los programas de capacitación que ofrecen esto como novedad pues hace varios años dicho enfoque es una exigencia ineludible para los gestores de la RS.


Lo que importa

Una vez que ya tenemos identificado qué tipo de programa seguir en función de nuestro perfil; es necesario discernir entre cuatro criterios (ver Factores clave para decidir por programas de especialización en RS) que también podrían aplicarse a otros campos. A continuación explicamos los dos primeros:

- Perfil de los alumnos: Creemos que el criterio más importante en cualquier oferta académica, que esté dirigida a perfilar la línea de carrera de un profesional, es conocer quiénes serán nuestros compañeros de clase. Recordemos que los profesores son facilitadores de los aprendizajes y que, además, no todos los especialistas son los mejores docentes; de allí el imperativo de contar con colegas con la suficiente capacidad y experiencia que enriquezcan ese aprendizaje en el aula.

Para ello es necesario consultar datos como los años de experiencia laboral y el cargo de los alumnos en sus organizaciones. La mayoría de centros de estudios cuenta con el perfil de estos estudiantes y si no podremos recurrir al boca a boca del mercado y nuestra red de contactos.

- Plana docente con experiencia ejecutiva: El segundo criterio a tomar en cuenta es la trayectoria en gestión de los profesores del programa. No estamos recomendando subvalorar el respaldo académico con el que cuenta cada uno, sino investigar, si además de ello, los docentes han tenido experiencia decidiendo y participando de casos reales de sostenibilidad.

Sumaría más puntos si esta trayectoria ha sido local y reciente. Recordemos que la condiciones de nuestros país para la actuación empresarial implica desafíos que otros fuera de la región no tienen (falta de institucionalidad, baja representatividad, alta informalidad) y que proporcionan un entrenamiento en gestión de RS que no se encontrará en los libros de texto ni en casos de países desarrollados.

En conclusión, debemos ser más exigentes con la elección de nuestra formación o la de los colaboradores de nuestra empresa, pues de aquella dependerá la riqueza del aporte a las organizaciones. Los diplomados, máster o programas de especialización también tienen un grado de responsabilidad en que el especialista de RS no se haya posicionado como un profesional de alto rango en las empresas del medio.

Artículo elaborado por Massiel Cristóbal S., Coordinadora Experta en Responde. Comunicadora, especializada en Comunicación organizacional y con estudios de reputación corporativa en IE Business School


Escrito por

Responde

Somos una consultora que promueve la gestión de la reputación y la sostenibilidad a partir de productos estratégicos elaborados a la medida


Publicado en

Responde

Responde, consultora en Sostenibilidad y Reputación