no tenemos planeta B

El vaso medio vacío

El ambiente en el medio

Por: Jorge Melo Vega, Gerente General de Responde

Publicado: 2014-12-16

El abordaje al tema de la sostenibilidad consiste en una revisión acertada sobre cómo vienen actuando las organizaciones en cuanto a lo social, económico y ambiental; no es otro que un ABC de las cosas. Pero la realidad es que esa triple mirada forma parte más bien de la literatura o del deseo, ya que en nuestro medio los aspectos propios de la dimensión ambiental están poco abordados, no forman parte precisamente de los temas que más preocupen a las organizaciones (empresa, Estado, Academia o sociedad civil) y definitivamente están muy lejos de los ciudadanos. 

No estamos en Europa, Japón o Brasil, sociedades en las que estos temas no sólo preocupan, sino que forman parte de la agenda diaria de las personas en su consumo, en las exigencias hacia el Estado o las empresas, e incluso, en las plataformas políticas de los partidos quienes hacen del tema ambiental una propuesta integradora para lograr el gobierno. No es ese nuestro caso y por ello estamos convencidos que si queremos ser honestos con la realidad, en nuestro país aún nos encontramos en una etapa embrionaria.

¿Por qué vemos el vaso medio vacío? No es necesaria una reflexión muy sofisticada para contestar esa interrogante ya que la respuesta la experimentamos todo el tiempo: porque a los peruanos no nos importa el otro; esto es, que la cultura del respeto y reconocimiento hacia los otros no forman parte de nuestros códigos de actuación. No cedemos el paso, no respetamos una señal de alto, negamos el principio de autoridad y confrontamos con violencia sus decisiones y de paso, no respetamos las leyes. Entonces, ¿por qué como sociedad vamos a cuidar y proteger el ambiente que beneficiará a otros?

Esa carencia de institucionalidad de la que hablamos siempre y nos agobia, encuentra en los temas ambientales una expresión tangible de lo difícil que nos resulta avanzar, incluso en temas que están fuera de discusión por lo positivo que resulta para todos. Es allí donde nos interrogamos: ¿acaso el “todos” me incluye a mí y ahora? La verdad es que el cuidado ambiental para proteger a generaciones futuras y presentes nos resulta ajeno y la inmediatez, menos entendible aún.

Lo vemos todos los días en la propia actuación del Estado. Si acaso hay un elemento distintivo del cuidado ambiental, ese es el de la gestión de los residuos; en buen romance, qué hacemos con la basura. La ley dispone que debe existir por lo menos un relleno sanitario en cada provincia y son 196 las que tenemos; sin embargo en todo el Perú sólo existen 10 rellenos sanitarios y la mayoría se encuentra en Lima. Entonces, ¿A dónde es que va toda la basura?, ¿cómo es que puede funcionar la cadena de residuos sólidos con un ciudadano sensibilizado con el reciclaje pero que no entiende qué pasa luego?

Sin embargo, el cambio climático sí nos afecta directamente y más que al resto del mundo, ya que somos el tercer país más vulnerable: se lo hemos escuchado a agricultores de Virú respecto a sus menores cultivos debido a lo que ocurre en la Cordillera Blanca con la pérdida de los glaciares; a pescadores de Atico que se han visto afectados por la desaparición de especies marinas que extraían regularmente; o el impacto económico que viene teniendo entre la población urbana más pobre, acceder a productos alimenticios o a la misma agua, debido a los efectos generados por los gases de efecto invernadero en el calentamiento global.

Finalmente llegó diciembre del 2013 y la COP 20. Ahora nos toca hacer el balance sobre cuánto hemos interiorizado como Estado y sociedad sobre el cuidado y gestión del ambiente como oportunidad de hacer un país más sostenible. ¿Podríamos ver acaso el vaso medio lleno?


Escrito por

Responde

Somos una consultora que promueve la gestión de la reputación y la sostenibilidad a partir de productos estratégicos elaborados a la medida


Publicado en

Responde

Responde, consultora en Sostenibilidad y Reputación